El tornillo de Klaus - O el arte de la ira. Un refugio para la obsesión y el cineEl tornillo de Klaus
El tornillo de Klaus
Crítica
Sangre y leche
más que bien: mejor
Seriados
Melancolía y Rabia
Documental
Food Inc.
Próximamente
Helter Skelter: La noche de los cuchillos de caza
△ hello fremde, etranger, stranger

Blog

Agarrando pueblo, 1977 | Luis Ospina | Carlos Mayolo

eltonillodeklaus-agarrando-pueblo-luis-opina-carlos-mayolo-00

«Cuando la crítica de cine escrita no fue suficiente, Mayolo y yo decidimos llevarla a la praxis en el cine mismo. Por eso hicimos Agarrando pueblo en 1977, como respuesta a la proliferación de cine de pornomiseria en nuestro medio y en el tercer mundo. Esto fue como un escupitajo en la sopa del cine tercermundista, y por ello fuimos criticados y marginados en los festivales europeos y latinoamericanos, acostumbrados a consumir la miseria en lata para tranquilidad de sus malas conciencias.

Se nos ha dicho que la película no hace uso del cine como arma revolucionaria. Pero lo que muestra Agarrando pueblo es que justamente, el cine es un arma, un instrumento en manos de manipuladores, ya sean de izquierda o de derecha. Mayolo y yo hicimos una película sobre lo que conocemos: sobre el cine, sus formas y lo que significa desvelarlas y ponerlas en entredicho.»

- Luis Ospina, El ojo que piensa

(más…)

Palabras de Henri Cartier-Bresson, 1973 ★ El Momento Decisivo

El Momento Decisivo / The Decisive Moment

El periodismo es una forma de constatar. Bueno, algunos periodistas son escritores maravillosos pero otros ponen un hecho detrás de otro y los hechos no son interesantes. Es el punto de vista sobre esos hechos lo que importa y en la fotografía es la re-evocación de esos hechos.
Photojournalism. Photojournalism, it’s a way of noting, well some journalists are wonderful writers and others are just putting facts one after the other and facts are not interesting. Facts are not interesting. It’s a point of view on facts which is important and in photography it is re-evocation if you evoke and this consists evoking.


Por / by Henri Cartier-Bresson

(más…)

Lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija de presidente

¡¡DIOS ES DE DERECHAS!! ¡El mundo es de derechas, la vida es de derechas, yo soy de derechas!

Transformando el salón de bodas en un escenario, la compañía teatral Animalario sorprendió en 2004 con la obra Alejandro y Ana. Durante el banquete nupcial de la hija de Aznar, perdón, del otrora presidente de Gobierno X, se suceden una serie de conversaciones ligadas a la ambición política y económica, desde oligarcas de multinacionales, pasando por ministros sin méritos pero bien emparentados, hasta los que vacían los platos en la trastienda de la cocina. En cada una de estas escenas se hace manifiesta la oscura mentalidad de la derecha neoliberal, sus prejuicios, envidias, ambiciones e ignorancias. Una sátira inteligente y bien interpretada que convoca la risa y la indignación. Se nos invita a mirar a través del glamour y el comportamiento prepotente de los invitados de boda de este circo, donde no hay sino la básica escala de valores de un ladrón o depredador, dispuestos a sacar ventaja de donde sea y de comer aunque nadie se los coma. Su estampa elegante irradia el aura de un buitre planeando sobre una España que han hecho de ella sus despojos. Con Roberto Álamo, Javier Gutiérrez, Guillermo Toledo y Alberto San Juan.

Vientos de agua

Vientos de agua (2005) es una serie de 13 episodios que narra dos historias paralelas: la de José Olaya (Ernesto Alterio en su juventud, Héctor Alterio en su vejez), un minero asturiano que se ve obligado a emigrar a Argentina en 1934, haciéndose pasar por su hermano Andrés; y la de su hijo, Ernesto Olaya (Eduardo Blanco), un arquitecto argentino que por problemas económicos decide emigrar a España en 2001, abandonando a su familia temporalmente.

Juan José Campanella nos conduce por las penurias cotidianas de toda una vida y nos enfrenta a esas injusticias históricas que aún ni en nuestro siglo hemos superado. Una hermosa tragicomedia a la que no podemos ser ajenos, una visión de lo que podría ser el futuro de cualquiera de nosotros. Una notable coproducción argentino-española que transitó sin pena ni gloria por nuestro país (seguramente por la ineptitud de Tele5, que pasó de ponerla en horarios intempestivos a directamente cancelarla) y que nos parece necesaria rescatar y reivindicar. Dedicado a todos aquellos que se han sentido forzados al exilio y a aquellos que siguen luchando por la libertad y la justicia incluso lejos de su tierra.

Under the Skin

Under the skin (2013) habla acerca de la depredación sexual en una sociedad que traza una línea gruesa entre lo bello y lo feo. El experimento de Jonathan Glazer y el polémico desnudo de Scarlett Johansson han sido un éxito rotundo. La Viuda Negra de The Avengers sale de su caparazón de cuero y latex para descender al mundo de los mortales y metamorfosearse así en una viuda negra de carne y hueso. Los desnudos de Johansson en esta película son una muestra valiente y sin complejos de un cuerpo sincero, real, la vuelta al auténtico ser humano, sin efectismos ni pechos plastificados. 

La contestación de la gran masa, especialmente los fans de esta actriz que ni siquiera se han dignado a ver el film, ha sido el desprecio absoluto, la burla y la decepción.