♞ El tornillo de Klaus | O el arte de la ira. Un refugio para la obsesión y el cine♞ El tornillo de Klaus
El tornillo de Klaus
Fresco del horno
The babadook
Miguel Martín Maestro & Alexander Zárate Ormaeche
The babadook
Charles Manson, Sharon Tate, Roman Polanski
Helter Skelter: La noche de los cuchillos de caza
◄ La historia | Los crímenes | El mito ►
Un relato de Miguel Cristóbal Olmedo

Sangre y leche
más que bien: mejor
ϟ

Blog

LÍNEAS COLOMBINAS (El regreso de Expediente X, el adiós de Jennifer Lawrence a Mística, la reaparición de dos Sherlocks, Heroes, 50 sombras de Grey y la incansable franquicia de los James Bond)

eltornillodeklaus-ineas-colombinas-el-regreso-de-expediente-x-el-adios-de-jennifer-lawrence-a-mistica-la-reaparicion-de-dos-sherlocks-heroes-50-sombras-de-grey-la-incansable-franquicia-de-los-james-bond-Leonard-Nimoy

Leonard Nimoy

Dicen que la vida es corta pero en realidad es algo monótono y largo, una línea recta que se estira, nacemos aquí y morimos tres pasos más allá, y la distancia entre un punto y otro es nuestra existencia, trufada de promesas incumplidas y horas muertas de televisión. Por eso los actores, esos portales entre lo ficticio y lo real, están hechos de otra pasta, están ahí para reconciliarnos con la pantomima de nuestros empleos, desempleos, falsos amigos de infancias olvidadas y matrimonios en dique seco.

Por Miguel Cristóbal Olmedo

Edición gráfica por Alicia Victoria Palacios Thomas

LÍNEAS COLOMBINAS (El regreso de Expediente X, el adiós de Jennifer Lawrence a Mística, la reaparición de dos Sherlocks, Heroes, 50 sombras de Grey y la incansable franquicia de los James Bond)

PhotoExisten personas y personajes aunque haya extremos que no hagan divisiones. Por ahí supimos, a raíz de que estirase la pata Leonard Nimoy, que había escrito dos biografías, una de 1975 y otra de 1995, una distanciando su vida privada de su alter ego Spock (“Yo no soy Spock”) y otra abrazando su legado (“Yo soy Spock”) hasta el punto de disolverse en el lenguaje de su propio personaje. Nunca averiguamos quién era en realidad la marioneta en manos de quién, si Nimoy de Spock o viceversa. Durante esos veinte años de diferencia entre una biografía y otra, está el aprendizaje resignado de que ciertos papeles nos persiguen más allá de nuestras tumbas y también son responsables de hacernos inmortales. Nimoy regresó como Spock para la nueva franquicia de J.J. Abrams, dando su bendición al relevo generacional, vanidad generosa de artista que conoce que Nimoy no será olvidado mientras haya un impostor haciendo de su Spock en la pantalla.

(más…)

JONAS MEKAS | «Diario de Cine»

eltornillodeklaus-DIARIO-DE-CINE-El-nacimiento-del-nuevo-cine-norteamericano-Jonas-Mekas-world-trade-center-haikus

World Trade Center Haikus

Soy un regionalista, eso es lo que soy. Pertenezco siempre a alguna parte. Se me deja caer en cualquier lugar, en un lugar de piedra, seco, apagado, sin vida, donde nadie quisiera vivir, —yo empiezo a vivir, absorbiéndolo todo, como una esponja. No existe para mí el internacionalismo abstracto. Tampoco cuento con el futuro: estoy aquí y ahora. ¿Se deberá esto al hecho de haber sido arrancado por la fuerza de mi hogar? ¿Es ésa la razón por la cual siempre siento la necesidad de un nuevo hogar, porque no pertenezco en realidad a ningún lugar, excepto a ése, a ese lugar que fue mi niñez y que se ha ido para siempre?

Fragmento número uno de mis propios “Diarios”: 8 de noviembre 1958

Aquel año, en el verano de 1958, decidí hacer un nuevo intento con mi vida. Mi primer paso fue operarme de las amígdalas… En alguna parte, en los jardines de la Civilización Occidental, en los campos de trabajos forzados, contraje un resfriado crónico, y me habían aconsejado operarme de las amígdalas, o si no… De modo que así lo hice. Al dejar atrás las puertas del hospital, todavía bajo los efectos de la anestesia, tomé mi segunda decisión con respecto a mi libertad: resolví dejar mi empleo en Graphic Studios, donde trabajaba cinco días a la semana. Tomé, en cambio, un empleo en Cooper Offset que me ocupaba dos horas al día, dieciocho horas a la semana, y me convertí en un hombre prácticamente libre, dispuesto a explorar aquello.

eltornillodeklaus-DIARIO-DE-CINE-El-nacimiento-del-nuevo-cine-norteamericano-Jonas-Mekas-The-Illiac-Passion-Gregory-J-Markopoulos

The Illiac Passion (Gregory J. Markopoulos, 1967)

(más…)

«THE BABADOOK» o el hombre del saco | Jennifer Kent, 2014

eltornillodeklaus-the-babadook-o-el-hombre-del-saco-Jennifer-Kent-2014-Essie-Davis-Noah-Wiseman

The babadook (Jennifer Kent, 2014)

Como buena película de terror en espacios oclusivos, la casa también juega como personaje, subconsciente, consciente e inconsciente se reflejan en las tres alturas de la vivienda, el subconsciente en el sótano, la fase de consciencia donde el babadook es menos peligroso y más controlable, en la planta baja, y el inconsciente incontrolable durante el sueño, en la planta alta donde se encuentran los dormitorios.
Miguel Martín Maestro
Es como el local singular que abren en la esquina de una calle que colinda con otra, que quizás no esté la próxima vez que pases por ahí, en la que se escucha la música del lovecraftiano Erich Zann. Su enrarecida atmósfera recuerda que el cine fantástico se constituye sobre la percepción que altera nuestra concepción del mundo, y que las fábulas son los sueños que forcejean en la mente en colisión con la realidad: los límites son inciertos, como la misma naturaleza de los monstruos, y su procedencia.
Alexander Zárate Ormaeche

(más…)

«NADJA» André Breton

eltornillodeklaus-nadja-Andre-Breton

André Breton

[…] Me ha ocurrido reaccionar con una terrible violencia contra el relato muy detallado que ella me hacía de ciertas escenas de su vida pasada, de las cuales yo juzgaba, sin duda de una manera muy superficial, que su dignidad no había podido salir incólume. El incidente de un puñetazo en pleno rostro que había hecho brotar sangre, en una sala de la cervecería Zimmer, del puñetazo que le había propinado un hombre a quien, con un maligno placer, ella había rechazado, simplemente porque era abyecto —y ella había pedido socorro varias veces, no sin tomarse el tiempo, antes de desaparecer, de manchar de sangre el traje del hombre—, estuvo a punto, a las primeras horas de la tarde del 13 de octubre, mientras ella me lo contaba atolondradamente, de alejarme de ella para siempre. No sé qué sentimiento de absoluta irremediabilidad despertó en mí el relato burlón de aquella horrible aventura, pero lloré largo rato después de haberlo escuchado, lloré como no me creía capaz de poder llorar. Lloré al pensar que debía no volver a ver más a Nadja, que no podría seguir viéndola. Ciertamente, no le reprochaba de ninguna manera que no me hubiese ocultado lo que me apenaba, más bien se lo agradecía; pero que ella hubiese podido un día llegar a aquello, que en el horizonte, ¡quién sabe!, apuntasen tal vez para ella días semejantes, me asustaba pensarlo. ¡Nadja estaba a la sazón tan conmovedora no haciendo nada para vencer la resolución que yo había tomado, sacando al contrario de sus lágrimas la fuerza para exhortarme a no desistir de esa resolución! Despidiéndose de mí, en París, no pudo, sin embargo, dejar de añadir en voz queda que aquello era imposible, pero no hizo nada entonces para que resultara más imposible. Si en definitiva lo fue, sólo dependió de mí.

(más…)

♞ Helter Skelter: La noche de los cuchillos de caza VII

eltornillodeklaus-helter-skelter-la-noche-de-los-cuchillos-de-caza-charles-manson-Susan-Atkins-Patricia-Krenwinkle-coche


Susan Atkins y Patricia Krenwinkle.

 
 

HELTER SKELTER: LA NOCHE DE LOS CUCHILLOS DE CAZA

Séptima parte

Estos niños que vienen a vosotros con cuchillos, son vuestros hijos. Vosotros les enseñasteis. Yo no les enseñé nada […] La mayoría de la gente del rancho que llamáis Familia eran solamente gente que no queríais […] Estaba trabajando para mantener mi casa limpia, algo que Nixon tendría que haber hecho. Él tendría que haber estado en el arcén de la carretera, recogiendo a sus hijos, pero no lo hizo. Estaba en la Casa Blanca, mandándolos a la guerra. No os entiendo pero tampoco lo intento. No intento juzgar a nadie. Sé que soy la única persona que puede juzgarse a sí misma… Pero también sé esto: que en vuestros corazones y en vuestras almas, sois mucho más responsables por la guerra de Vietnam de lo que yo soy por el asesinato de esa gente…❞ 

Por Miguel Cristóbal Olmedo

Edición gráfica por Alicia Victoria Palacios Thomas

(más…)