Inclasificable obra maestra de los hermanos Coen con el actor Michael Stuhlbarg (ahora famoso por su papel de Arnold Rothstein en Boardwalk Empire) como protagonista absoluto en su personaje de resignado perdedor. Rabinos octogenarios, ininteligibles parábolas, traiciones conyugales, Dios o la ausencia de Dios, la vida de los suburbios en la América sesentera, espíritus diabólicos, las tribulaciones de Job en un mundo sumergido entre el mito y la realidad brutal, misterios teológicos, maldiciones, tentaciones… Ya advierten jocosamente al final de los títulos de crédito: “Ningún judío fue herido durante la filmación de esta película”. Bueno, no estén tan seguros…




Escribe tu opinión o comentario: