Esperamos que os gusten o que las odiéis…

Por Carlos Cristóbal y Pablo Cristóbal

Photo gravatar

A continuación os mostramos nuestra selección de las 10 mejores películas estrenadas en España en 2011 (por ello algunas no se corresponderán al año de estreno en su país). Hay que decir que éste ha sido un año cinematográficamente peculiar, donde se han alternado obras muy ambiciosas de directores consagrados, aunque con resultados irregulares, con otras muy sencillas de autores primerizos, pero con resultados soberbios. Esperamos que os guste (o que la odiéis

10º 127 HORAS, de Danny Boyle

Danny Boyle sigue en plena forma, como ya hemos dicho en otras ocasiones. Esta vez nos sumerge en una experiencia tan emocionante como onírica. La heterogeneidad empleada en los formatos, las ensoñaciones y los flashbacks son algunos de los trucos empleados para sugerir e impactar en esta acertada producción de entretenimiento llevada a cabo con un ritmo arrollador. Basada en hechos reales, nos cuenta la historia de Aaron Ralston, un alpinista y amante de la adrenalina que se ve atrapado en una grieta del Blue John Canyon. Su experiencia no es sólo una búsqueda constante de sobrevivir sino que motiva una obsesiva reflexión acerca de su vida personal, de su soledad. La confirmación del director como maestro artesano de la industria en la que James Franco nos sorprende con una más que digna interpretación del personaje.

9º I SAW THE DEVIL, de Park Hoon-jung

Una joven mujer es asesinada despiadadamente por un psicópata, al poco el novio de ésta encuentra al homicida y decide vengarse con medios poco ortodoxos. Esta película no es sólo un trepidante thriller de psickokillers, sino de un extraordinario lienzo -entre lo jocoso y lo macabro- de venganza que irá en detrimento de la moral de su protagonista. Asistimos a un pase de criminales no apto para escrupulosos, un descenso a los infiernos guiados por el propio diablo, el asesino encarnado por Choi Min-sik que, a pesar de las palizas recibidas por el héroe, no cesará en su empeño por seguir dañando a sus semejantes. El director Park Hoon-jung (A bittersweet life, El bueno, el malo y el raro) hace gala del buen hacer coreano con situaciones de lo más sórdidas y patéticas y escenas de acción mucho más impactantes de las que nos acostumbra el cine norte americano. Un lujo para los amantes Seven y Old Boy.

8º INCENDIES, de Denis Villeneuve

En esta época, donde premiar al drama social ya es toda una moda, resulta complicado separar una simple (y necesaria) denuncia social de una auténtica buena película. En este caso nos encontramos con una historia sorprendente, dura y emocionante. El canadiense Denis Villeneuve, adaptando con eficacia una obra teatral de Wajdi Mouawad, nos cuenta la historia de dos gemelos viajando a través del Líbano para investigar el oculto pasado de su madre y así intentar que alcance la paz que nunca pudo tener en vida. Un drama en clave de thriller cargado de atmósfera, quizás algo rebuscada, pero presentada con excelente verosimilitud y evitando el regodeo morboso. Devastador y enigmático relato con tintes de tragedia griega.

7º EL ILUSIONISTA, de Sylvain Chomet

Es otro modelo de animación que hace sombra a muchísimas películas del celuloide. Llevada a cabo por Sylvain Chomet (Bienvenidos a Belleville), el cual, con su acostumbrado despliegue de imaginación, parte del guión original de Jaques Tati no sólo para rendir homenaje sino cumplirlo con creces, obteniendo así una obra de calidad con un tono crepuscular. Animada por dibujantes de vieja escuela y desechando las nuevas técnicas digitales, nos cuenta la última etapa de la aislada carrera de un ilusionista en tiempos de industrialización y modernidad, donde no hay cabida para la magia, el circo o el voudevil. El drama no sólo se centra en este superviviente, ya sea vendiendo colonias o haciendo de mecánico, sino en la extraña relación filial que surge con una joven soñadora e impresionable que se une al mago de capa caída.

6º NO MIRES ATRÁS (La ragazza del lago), de Andrea Molaioli

Una grata sorpresa italiana estrenada originalmente en 2007. Muchos nos preguntamos cómo ha podido tardar tanto tiempo en llegarnos. Dirigida por el debutante Andrea Molaioli y a partir de una novela de Karin Fossum, esta película nos narra la investigación policial que se abre tras la aparición de una muchacha asesinada a la orilla de un lago de un pequeño e idílico pueblo junto a los Alpes, una premisa y localización que recuerdan a Twin Peaks. Entre el drama y el thriller, nos muestra una historia artesanal e inteligente donde la moralidad de los personajes se encuentra en escala de grises, un retrato de víctimas de las circunstancias. Al terminar de visionarla, el espectador continúa con ganas de acompañar al intrigante inspector Sanzio (Toni Servillo) en nuevas confusas investigaciones.

5º EL ÁRBOL DE LA VIDA, de Terrence Malick

Una de las obras más polémicas del año, como ya analizamos. Soporífera tomadura de pelo para unos, obra maestra para otros. Sea cual sea nuestra posición, no se puede negar la extraordinaria ambición de su proyecto, el increíble poder de sus imágenes, la belleza de su lírica, sus espléndidas interpretaciones (sobre todo la de los críos y el cabeza de familia, Brad Pitt) y la valentía con la que aborda cuestiones humanas y teológicas (nos guste su mensaje o no). Partiendo de una tragedia familiar, cuyo origen se encuentra en el propio pasado de Terrence Malick, y narrándonos la severa y compleja relación entre un padre y sus hijos, el relato transciende hacia una reflexión sobre la existencia, Dios, la naturaleza y las relaciones entre los seres vivos. Más que una película es videoarte de lo más experimental, una espiritual sinfonía, un honesto poema a la vida.

4º CISNE NEGRO, de Darren Aronofsky

Pese a las irregularidades de su guión, con esta película Darren Aronofsky demuestra una vez más que es uno de los mejores directores de la actualidad. Como ya comentamos anteriormentese trata de una obra intensa, adictiva y extravagante que presenta la obsesión de una bailarina (una soberbia Natalie Portman) por conseguir la excelencia interpretando a la protagonista, y su némesis, del ballet El lago de los cisnes. La ganadora del óscar a la mejor película en 2011 nos arrastra por un asfixiante viaje a la locura de la mano de la música de Chaikovski y Clint Mansell. Una osada mezcla de thriller, drama y metacine con un impresionante resultado visual.

3º MARGIN CALL, de J.C. Chandor

La crónica de las discusiones de los trabajadores de un importante banco de inversión durante las 24 horas previas al inicio de la actual crisis financiera. Toda una serie de decisiones morales y trascendentales se alojan en lo alto de esta torre de hierro. J.C. Chandor nos muestra este mundo con escalofriante realismo, precisamente su padre trabajó durante 40 años en un banco similar y el propio autor tiene mucha relación con empleados del sector, y consigue conducirnos a los orígenes del desastre. Una historia que también resulta brillante gracias a las actuaciones de todo su elenco: Kevin Spacey, Paul Bettany, Stanley Tucci, Simon Baker, Demi Moore… bajo el yugo de ese magnate magistral que es Jeremy Irons.

2º MELANCOLÍA, de Lars Von Trier

La tragedia personal y universal del ser humano nos es planteada en esta ocasión con un tono similar a una obra teatral rebosante de sentimientos contradictorios como es el desconsuelo o la más absoluta indiferencia. Una distinguida Kirsten Dunst celebra su majestuosa boda hasta que algo en su interior comienza a quebrarse y su ánimo pasa de la tristeza y a la perturbación de la festividad. Aunque todo apunte a otro episodio de desajustes emocionales, también está ese nuevo planeta extraño (Melancolía) que les acecha. Dicen que bordeará la Tierra, otros no lo tienen tan claro. El controvertido Lars Von Trier abre esta película con una majestuosa obertura para dividir la historia en dos partes, la celebración desde los ojos de Dunst y el acercamiento del planeta desde la mirada de su hermana, Charlotte Gainsbourgh, una obra que nos deja boquiabiertos y sumidos en un trance de desdicha.

1º BEGINNERS (Principiantes), de Mike Mills

La gran sorpresa del año y el merecido primer premo es para esta sencilla maravilla dirigida por Mike Mills, responsable de Thumbsucker. Partiendo de un episodio biográfico, Beginners nos relata, con un tono nostálgico y en ocasiones cómico, esta historia tan personal sobre los problemas de un joven (Ewan McGregor) por rehacer su vida y comenzar un romance con una alocada actriz (Mélanie Laurrent) tras el fallecimiento de su padre (Christopher Plummer, que merecidamente ganó el Globo de Oro). Pasado y presente, vida y muerte, todo está conectado. Un claro ejemplo de cómo hablar de cuestiones abordadas en infinidad de películas sin dejar de ser original. Una envolvente melodía de piano de Roger Neill, Dave Palmer y Brian Reitzell nos conduce a través de una historia tan cruda como bella. Simplemente conmovedora. Todos somos principiantes de la muerte, del amor, de la vida.

Nuestra selección ha tenido que excluir a otros formatos audiovisuales. Pero si habláramos de documentales no podemos dejar de mencionar a INSIDE JOB, ese certero análisis sobre las causas y responsables de la actual crisis económica. En formato televisivo también ha habido algunas sorpresas. La nueva mejor serie es sin duda JUEGO DE TRONOS, impresionante adaptación de los libros de fantasía épica de George R.R. Martin, Canción de hielo y fuego, encabezada por la HBO. Le sigue de cerca el fascinante nuevo proyecto de la BBC, SHERLOCK, una revisión contemporánea y trepidante del famoso detective. Y con respecto a las miniseries la gran sorpresa ha sido BLACK MIRROR, satírica triada sobre nuestra sociedad y de la que, debido a su formato y a su polémico y visceral contenido, nos podemos imaginar que nunca se estrenará en nuestro país.

Por desgracia, han quedado fuera del listado otras muchas buenas películas que nadie debería perderse. CHICO Y RITA. Fernando Trueba apuesta por una valiente y brillante animación 2D, con las ilustraciones de Javier Mariscal, en esta bella y clásica historia amorosa transcurrida entre Cuba y Norteamérica. UN DIOS SALVAJE. Lo último de Roman Polanski, gran adaptación de la cínica y divertida obra teatral de Yasmina Reza donde resalta unas estupendas interpretaciones. EL PERFECTO ANFITRIÓN. Asombroso este cara a cara entre un atracador de bancos y el excéntrico tipo al que obliga a esconderle en su casa, un thriller original, perturbador y divertido. JANE EYRE. Una maravillosa adaptación del decimonónico libro de Charlotte Bronte a manos de Cary Fukunaga, una historia de dos personas atormentadas por su pasado intentando comenzar una imposible historia de amor. THIRST. Un relato de vampiros, bajo el prisma del Park Chan-wook, alocado, sorprendente e inquietante pese a sus delirios caprichosos y su excesivo metraje. MONSTERS. Entre la ciencia ficción, la road movie y el realismo social, esta interesante película de cariz independiente nos muestra a dos desconocidos intentando escapar de un México infectado de alienígenas. BLACKTHORN. Mateo Gil apuesta por un contundente y emocionante western de corte clásico, singular fotografía y protagonizada por un anciano y nostálgico Butch Cassidy. MEDIANERAS. Una comedia romántica y agridulce del argentino Gustavo Taretto en la que se cruzan las vidas de dos solitarios y desnortados jóvenes entre la inmensidad de la gran ciudad.

CONTAGIO. Lo nuevo de Steven Soderbergh es una verosímil y espeluznante crónica del desastre que produce una pandemia, con un reparto de lujo y un ritmo trepidante. NO TENGAS MIEDO. Montxo Armendáriz acierta en esta turbadora denuncia de los abusos sexuales a una menor con una historia honesta y realista con notables actuaciones. BLACK DEATH. En una muy creíble Inglaterra bajomedieval asolada por la peste negra, nos muestra la emocionante historia de un grupo de mercenarios en búsqueda del único pueblo a salvo del castigo divino. NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS. Eficiente y magnético thriller policiaco dirigido por Enrique Urbizu y con un José Coronado salvajemente soberbio. RANGO. Impresionante animación 3D, donde Gore Verbinski nos muestra un wester imaginativo y con una galería de secundarios originales y divertidísimos (y no es solo para críos). ANOTHER YEAR. Lo último del siempre interesante Mike Leigh, donde nos muestra de forma natural la evolución y degradación de diversas amistades en cuatro diferentes momentos del mismo año. WIN WIN (Ganamos todos). Una película divertida y fresca de Thomas McCarthy, con personajes impredecibles que juegan entre la amistad, el engaño y la supervivencia emocional. THE FIGHTER. Lo nuevo de David O. Russell trata sobre un exboxeador decadente que intenta redimirse entrenando a su hermano, nueva gran promesa del boxeo; lo mejor son sus brillantes interpretacioines. MIENTRAS DUERMES. La última de Jaume Balagueró, con un brillante Luis Tosar encarnando a ese portero perturbador y solitario al que solo le alivia hacer a los demás tan infelices como lo es él.

Despedimos nuestro artículo con un montaje de Kees van Dijkhuizen, un resumen de muchas de las películas que hemos podido ver este año. ¡Larga vida al cine!

Madrid, 2 de febrero de 2012

Ahora te toca a ti. ¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión, impresión o comentario: