Finalizada en 2006, Margaret es otro ejemplo de la falta de integridad de las grandes productoras y de las tribulaciones por las que puede pasar un director ambicioso hasta ver su obra estrenada (finales del 2011, con un montaje diferente al original).

Pese a todo, la película maldita de Kenneth Lonergan exhala autenticidad y belleza. Partiendo de un poema de Gerard Manley Hopkins, nos habla de las contradicciones y los problemas de una adolescente neoyorquina (una fenomenal Anna Paquin), de su lucha contra una injusticia que, en realidad, no es más que una lucha contra su propio sentimiento de culpabilidad.

Ahora te toca a ti, vive un poco. ¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión o comentario: