…un poco del viejo Ludwig Van.
“!Qué paz! !Qué paz celestial! Eran la suntuosidad y la untuosidad hechas carne. Como un pájaro de un raro metal celeste. O como un vino de plata fluyendo en una nave espacial…
La ley de la gravedad ya no cuenta para nada. Mientras escuchaba pensé en imágenes maravillosas…”

Ahora te toca a ti, vive un poco. ¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión o comentario: