…un poco del viejo Ludwig Van.
“!Qué paz! !Qué paz celestial! Eran la suntuosidad y la untuosidad hechas carne. Como un pájaro de un raro metal celeste. O como un vino de plata fluyendo en una nave espacial…
La ley de la gravedad ya no cuenta para nada. Mientras escuchaba pensé en imágenes maravillosas…”

Déjanos un comentario, nos interesa saber lo que piensas

etdk@eltornillodeklaus.com