Lo que sé de Lola, el primer largometraje de Javier Rebollo (rodado en 2006), es una emocionante historia sobre un solitario y bonachón hombre, cuyo mayor placer es observar muy de cerca las vidas de los demás, y el objeto de su deseo, una mujer caótica y desesperada (fantástica Lola Dueñas). Una película impresionista, de estética impecable, ascética, donde priman los silencios y los monólogos, y, al mismo tiempo, una historia de lo más emocionante. Una obra para paladares exquisitos, con inquietud por las búsqueda de nuevas maneras de aproximarnos a los protagonistas de la historia.

 

Join the discussion Un comentario

Ahora te toca a ti, vive un poco. ¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión o comentario: