Ha llegado La noche de los muertos. La hora de que los difuntos se liberen de sus tumbas, se abran camino entre la putrefacta tierra y busquen saciar su hambre con esos apetitosos hombres y mujeres que pasean despreocupados por las calles. Solo George A. Romero puede salvarnos.




Escribe tu opinión o comentario: