Desde las genuinas The French Connection (1971) y El exorcista (1973), el director William Friedkin no había realizado ninguna película tan destacable; hasta ahora. Killer Joe es una obra oscura, cruda y excéntrica, de corte teatral y grandes interpretaciones. Matthew McConaughey realiza uno de los mejores papeles de su carrera al dar vida a Joe, un asesino tan retorcido como profesional, que se encuentra en medio de este drama familiar donde lo único que importa es salvar el pellejo. Los últimos 20 minutos son absolutamente desconcertantes.

Escribe tu opinión o comentario: