El personaje de Alan Partridge (Steve Coogan) advertía desde la radio: “Nunca hagas bromas del Islam. Puedes burlarte sólamente del Cristianismo. Y de los judíos, un poco”. Contraviniendo esa norma dictada por la prudencia y el miedo que inspiran los fanáticos religiosos, el irreverente Chris Morris, sin la mordaza de la censura, hizo una estupenda comedia negra acerca de musulmanes y terroristas.

Four lions (2010) ahonda en la vida de una serie de musulmanes radicales de nacionalidad inglesa que crean su propia célula terrorista con la intención de llevar a cabo un ataque suicida en algún objetivo británico. Una película atrevida e hilarante.

Escribe tu opinión o comentario: