DENNIS WILSON: Helter Skelter, la noche de los cuchillos de caza. Parte III

Cuando la noticia de su muerte llegó hasta Charles Manson, este presumió sin ninguna emoción ante las grabadoras de los periodistas: “Dennis Wilson fue asesinado por mi sombra tras haberse apropiado de mi música y tergiversar las palabras de mi alma”.

dennis wilson, cease to exist, Linda Kasabian,Helter Skelter, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

VII: Cease to exist

Escrito por Miguel Cristóbal Olmedo

Edición gráfica por Alicia Victoria Palacios Thomas

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

De izquierda a derecha: Patricia Krenwinkle, Jim Satcher con el Beach Boy Dennis Wilson y Charles Manson.

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cineDennis Wilson, el baterista cantante de los Beach Boys, recogió en su Ferrari plateado a un par de atractivas autoestopistas de aspecto hambriento ⎯una de ellas, Patricia Krenwinkel⎯ que accedieron a ir a su casa de Pacific Palisades y deleitarle con todo su repertorio de acrobacias sexuales. Fueron ellas las que le hablaron, haciéndose carantoñas de almohada y cigarrillo, del misterioso y fantástico “Charlie“, su propio maharishi o gurú espiritual, un merodeador de los basureros de L.A. y un formidable músico callejero en vías de la consagración. Dennis las dejó durmiendo (al fin y al cabo no eran más que unas pobres hippies) para ir al estudio de grabación donde se entretuvo varias horas con el resto del grupo puliendo su disco de inminente lanzamiento, Friends; al regresar, sin embargo, encontró que en su ausencia el resto de la familia Manson había tomado la casa.

beach boys, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Álbum Friends de los Beach Boys y Charles Manson. Pulsa sobre la imagen para escuchar la canción.

Charles le salió al paso ceremoniosamente, y Dennis le preguntó inquieto si iba a hacerle daño. Pero este, sin siquiera responderle, se postró de rodillas, le besó los pies como forma de presentación y le invitó a pasar como si aquel fuese su hogar y Dennis su invitado. El chico malo de los Beach Boys les dejó quedarse, atraído no sólo por la vigorosa personalidad de Manson sino porque estar en su compañía equivalía a vivir abastecido de drogas, mujeres y problemas. Y Dennis era de ese tipo de personas que para sentirse vivo necesita estar metido en todo tipo de líos.

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Dennis Wilson y Charles Manson.

Por la mañana, antes de ir al estudio, Charlie y Dennis fumaban petardos de marihuana y filosofaban juntos acerca de la vida y el arte mientras las mujeres cocinaban, recosían sus vestimentas con pedazos de tela de colorines y se les ofrecían bajo el esplendor del sol californiano.

Dennis Wilson, como con tantas otras cosas, se había enganchado a Manson.

⎯¿Charlie, que es la muerte?

⎯La muerte no es nada, es una palabra. Morimos para seguir existiendo. Morir es el suceso más hermoso.

Deslumbrado por su carisma antes que por sus composiciones musicales, Dennis quería que su nuevo amigo probara a sacar un disco bajo el sello de su propia compañía, pero a éste le faltaba talento y paciencia. Las sesiones de grabación resultaron un desastre y los ingenieros de sonido se volvían hacia Dennis, con rostro malhumorado, para preguntarle de dónde había salido ese cretino.

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Arriba: Maharishi Mahesh Yogui. Abajo: Brian Wilson.

Durante esos tres meses de convivencia, Charles y los suyos depredaron la casa a costa de los numerosos viajes que mantenían a Dennis ausente. La comuna de Manson no respetaba la propiedad privada y se divertían revendiendo los muebles nuevos. Los daños que provocaron en la mansión ascendieron a varios miles de dólares pero Dennis Wilson, que los consideraba allegados, se sentía incapaz de echarles. Pasaba una temporada difícil, llevado por la vorágine del placer inmediato, la influencia doctrinal del gurú indio Maharishi Mahesh Yogui (aquel que sedujo espiritualmente a los Beatles) y las difíciles relaciones con el resto de los integrantes de los Beach Boys, especialmente con su hermano Brian, que ya sufría sus primeros episodios psicóticos. Aquella manada de hippies suponía su balón de oxígeno, un sucedáneo afectivo. Los destrozos (sin mala intención, pensaba ingenuamente), las facturas médicas por gonorrea que le enviaban, era un precio tolerable a condición de seguir participando de esa fiesta. Pese a ello, Charles Manson decidió trasladarse a un lugar suficientemente grande como para cobijar la sociedad que esperaba construir. Susan Atkins le había dado aviso de un viejo rancho, desatendido por su propietario, un octogenario casi ciego, con el que estaba haciendo buenas migas.

spahn ranch, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

                                                                                      Rancho Spahn

terry melcher, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

                                Terry Melcher

El mal, sin embargo, ya estaba hecho.

A través de Dennis Wilson, Manson hizo sus primeros contactos entre gente del negocio de la música, incluyendo a Terry Melcher, productor de 26 años, hijo de Doris Day, con cierto éxito musical con grupos como The Birds, el cual le concedió una audición, primero en el rancho Spahn (nombre de la hacienda donde Manson se había establecido en agosto de 1968), acompañado musicalmente por otros de los miembros de la Familia; y en una segunda ocasión, mientras Wilson llevaba a Melcher hasta su casa de Cielo Drive (que poco más tarde sería arrendada a Polanski y Tate), con Manson en el asiento de atrás, tocando sus canciones durante los cuarenta minutos que duró el viaje.

Melcher las soportó estoicamente, sin sentirse especialmente impresionado: “Tocaba bien, normal, pero es que más o menos todo el mundo tiene una guitarra”. Y así fue como Melcher, que supuestamente iba a producir las canciones de Manson, financiar una película con su música, servir de instrumento para la propagación de su mensaje, perdió las ganas de mantener el contacto, entregó al músico frustrado cincuenta dólares “por las molestias” y no regresó.

La Familia no zanjó ahí el asunto y siguió hostigándole aun después de que se hubiera mudado a su otra casa de Malibú. Seguidores de Manson dieron con su rastro y, vestidos de negro, realizaron incursiones nocturnas a su propiedad para protagonizar sus emblemáticas y siniestras travesuras: cambiaban los muebles de sitio o dejaban mensajes espeluznantes que Terry encontraba días más tarde. Tras los crímenes en Cielo Drive, comenzó a temer verdaderamente por su vida, sospechando que Manson y los suyos eran los autores de aquella masacre. Tuvo un ataque de nervios. Se sometió a un tratamiento psiquiátrico prolongado y contrató los servicios de un guardaespaldas. Durante el juicio a los miembros de la banda, la Fiscalía consiguió a duras penas que se presentara a testificar.

La relación entre Charlie y Dennis Wilson también acabó bruscamente:

Los Beach Boys habían grabado una de sus canciones: “Cease to exist“, con cambios mínimos en la letra, retitulándola “Never Learn Not To Love” para la cara B de su álbum 20/20, por la que no le dieron crédito ni dinero, figurando que ya se había cobrado sus honorarios de antemano durante el continuo saqueo a la casa de Dennis. Charles se sintió traicionado por la industria musical, no solamente a causa del dinero, sino especialmente porque su mensaje proselitista había sido “desvirtuado”: versos controvertidos como “tu sumisión es un don/adelante y entrégasela a tu hermano” habían desaparecido de una canción que se presentaba ante el público con el aspecto inofensivo de un tema de amor cualquiera. Manson perdió los estribos y amenazó a Dennis Wilson en repetidas ocasiones. “No te voy a denunciar. Quemaré tu coche y tu casa”.

never learn not to love, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Never learn not to love de los Beach boys. Pulsa sobre la imagen para escuchar la canción.

Después de aquello pasó bastante tiempo antes de que volvieran a cruzarse. Pero Manson aún le hizo una última visita a Dennis. Entró en su cuarto una noche, con el pelo revuelto, los ojos centelleantes, también al poco de ocurrir el asesinato de Sharon Tate. Proclamó que venía de la luna, y después de jugar con una bala entre sus dedos, la introdujo en el tambor de su 45, apuntó a Dennis y le desafió:

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

                                           Charles Manson

⎯¿Qué harías si apretara el gatillo?

Aquella podía haber sido como una de sus tantas conversaciones sobre la muerte, sólo que esta vez no era un asunto hipotético.

 Wilson forcejeó con Manson. Los dos viejos amigos pugnaron por el control del arma. Dennis le pateó en muslos y rodillas, lo levantó en volandas, lo estrelló contra la pared. Era evidente que Manson no tenía ninguna oportunidad frente a la corpulencia física de Dennis. Sin embargo, Charles, que no había soltado el revolver en ningún momento, lo esgrimió delante suya, como si trazase un círculo con ella. Pero tampoco disparó. Se miraron, muy tensos, resoplando al unísono, el mentor y el discípulo que llegaron a ser tan amigos. Y Manson echó a correr.

Wilson vivió en el miedo después de entonces.

Ni siquiera quiso asistir al juicio anticipando las posibles represalias de la Familia. Nunca se perdonó que fuera precisamente su relación con Manson la que propició los crímenes de Cielo Drive. Había sido él, precisamente, quien le abrió la puerta al Diablo.

 

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

                                        Dennis Wilson

El 28 de diciembre de 1983, semanas después de cumplir los 39, Dennis salió en un bote de remos a visitar a unos amigos. Pasó el día bebiendo copiosamente, como siempre le había gustado hacer, y propuso darse un baño, a pesar de las bajas temperaturas, en el mismo lugar donde solía atracar su flamante yate. Todos le miraron como a un loco pero igualmente estaban acostumbrados a sus audacias inexplicables. Se zambulló debajo de la embarcación para emerger poco después con una fotografía entre sus dientes. Era de una de sus ex-mujeres. Tres años atrás, durante un ataque de rabia, se había dedicado a arrojar algunas de sus pertenencias antiguas por la borda. Dennis estaba entusiasmado y triste con ese encontronazo con el pasado. Todo regresaba de golpe: el gozo y la contrición: su comportamiento egoísta, la gente herida que dejó en el camino, los crímenes de Manson, las posibilidades de otra vida si él no hubiese sido Dennis Wilson.

Propuso seguir rescatando más viejos tesoros. Tras la segunda inmersión, avisó a sus compañeros de que había encontrado una caja grande y pesada y que iba a necesitar una cuerda para izarla. Volvió a bucear en el agua helada. No lo vieron reaparecer y hubo quien propuso buscarlo en el bar más cercano, donde posiblemente se estaba tomando unas cañas a cuenta de su inquietud. Dennis y sus bromas. Sin embargo horas más tarde, cuatro buzos que rastreaban el tenebroso fondo marino de 12 metros de profundidad dieron con su cadáver.

Cuando la noticia de su muerte llegó hasta Charles Manson, este presumió sin ninguna emoción ante las grabadoras de los periodistas: “Dennis Wilson fue asesinado por mi sombra tras haberse apropiado de mi música y tergiversar las palabras de mi alma”.

VIII: Helter Skelter

Manson creció odiando a los negros, es decir, envidiando y temiéndolos a un tiempo (el miedo es una forma de adoración). Un viejo tío suyo sudista ya le había prevenido tanto en su contra como de la educación estatal. Por ello no fue más que lógico que aquella cruz roturada en el entrecejo, como símbolo de rechazo hacia aquella sociedad que lo declaraba culpable del caso TateLaBianca, acabase transformada, al final de la deliberación del jurado, en una esvástica.

manson court, charles manson juicio, manson esvastica, manson swastika, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Charles Manson

En sus años juveniles en la cárcel lo habían tomado por alguien un poco retrasado, un tipo inofensivo del que los demás podían reírse a su costa.

Phil Phillips, uno de sus compañeros de celda, cuenta que para despegárselo, sólo había que gritarle: “¡Charlie, haz el favor, deja de molestar y vete a tomar por el culo!” “Sí, pero es que los negros… “. “Deja de dar el coñazo con los negros, ¿quieres?”.

Hizo falta una generación con el cerebro reblandecido por la droga y un ideario optimista y candoroso para que se autonombrase en el líder que todos consideran que siempre fue. Manson, forjado en la auténtica vida marginal (y no la que los hippies impostaban con sus vacaciones lisérgicas) pasa de ser el mindundi al dios, de seguidor a seguido. Los chavales se sentaban en círculo, escuchando embobados su discurso vacío, disperso, pero cuya cadencia agitada hoy nos recordaría a la de un rap. Ni siquiera se percataron de que la suya es una versión depravada de la filosofía del “flower power“. No es que Manson sea verdaderamente el Anticristo, sino el Anti hippie.

dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Miembros de la Familia buscando alimentos en contenedores de basura en las afueras de un supermercado.


susan atkins, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Susan Atkins

La Familia Manson sobrevive gracias al robo de automóviles y a la recolección de residuos.

Gran parte de su comida la obtienen de los contenedores de basura de los supermercados. Susan Atkins, lugarteniente de la avanzadilla sexual y encargada del reclutamiento de nuevos miembros, se acostaba con alguno de los encargados del centro comercial para evitar cualquier tipo de problemas. Cosían, cosían mucho más de lo que hubieran hecho en sus casas. Y traficaban con drogas.

charles tex watson, susan atkins, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

                              Charles “Tex” Watson

La mayoría de los muchachos que poco a poco merodeaban el harén de Manson no eran los tipos rocambolescos que la prensa pintaba, sino futuras promesas en el campo del deporte y la música que, sin embargo, se habían dejado engatusar por otros cantos de sirena, amaneciendo reconvertidos en unos panolis sin el respaldo del campus, con la cabeza llena de chicas de calendario y con la asignación mensual de sus padres despilfarrada en los primeros días del mes. Como le pasó a Tex Watson, el típico deportista con ese futuro brillante que todo el mundo auguraba, o a Paul Watkins atraído por el aspecto del autobús negro en el que por entonces viajaban, por el aroma de la marihuana y las chicas semidesnudas bailando en su propio viaje de ácido. Como le pasó a Bobby Beausoleil, un artista a punto de llegar a las mieles del éxito, que tocaba junto a Arthur Lee (y éste cambiaría el nombre de su banda por el ya mundialmente famoso Love, en honor a uno de los apodos de Bobby) pero que antes de ser reclutado por las chicas de Manson ya trabajaba ocasionalmente en películas de porno blando.

bobby beausoleil, paul watkins, charles tex watson, susan atkins, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Izquierda: Bobby Beausoleil. Derecha: Paul Watkins.

Fue Tex Watson quien tuvo el encontronazo con un traficante de color al que apodaban Bernard “Lotsapoppa” Crowe, después de que Charlie le ordenase conseguir dinero de cualquier manera para prepararse ante el apocalíptico enfrentamiento entre negros y blancos.

Watson estafa a Crowe y a su vez éste amenaza con matarlos a todos. Manson se presenta en el apartamento para zanjar el asunto amigablemente, pero todo lo que hace es dispararlo a quemarropa. El cuerpo se desploma, le dan por muerto, huyen, y al día siguiente los telediarios emiten la noticia del hallazgo del cadáver de un Pantera Negra en Los Ángeles. Manson está lívido. Ahora más que nunca es víctima de sus paranoias, ya puede imaginar una armada de gente de color preparando su asedio, y por eso mismo transforma el rancho armonioso en un campo defensivo donde las mujeres patrullan con cuchillos de caza atados a sus piernas y se esconden armas y bidones de gasolina.

bernard crowe lotsapoppa, bobby beausoleil, paul watkins, charles tex watson, susan atkins, dennis wilson, cease to exist, patricia krenwinkle, Linda Kasabian,Helter Skelter, Maharishi Mahesh Yogui, Brian Willson, familia manson, manson family, El tornillo de Klaus, blog de cine, Peliculas, charles manson, Sharon Tate, Roman Polanski, film blog, blog, Alicia Victoria Palacios Thomas, Pablo Cristobal, Miguel Cristobal Olmedo, revista de cine, revista digital de cine

Bernard Crowe

Los acontecimientos se precipitan a partir de ese 1 de julio de 1969. Sus profecías pasan de ser lúgubres a aterradoras. El fin del mundo se acerca, tal y como vaticina la canción Helter Skelter que solamente Manson es capaz de descifrar: se aproxima una guerra civil desigual entre blancos y negros en la que estos últimos se alzarán vencedores. Los negros, sin embargo, incapaces de gestionar su poder, deberán someterse a Manson y sus acólitos, resurgidos de sus escondites como líderes incuestionables. Helter Skelter está a las puertas. La pesadilla negra ha regresado, su viejo tío tenía razón: las ratas no pueden sobrevivir sin darse un baño de sangre ocasional. Pero lo que Manson no sabe es que Crowe, el traficante, está vivo y no es el Pantera Negra del que hablan por la televisión. De hecho, “Lotsapoppa” ni siquiera le denuncia a la policía para mantenerlos alejados de sus negocios con las drogas. Cuando muchos meses después, Manson se cruce con él en los pasillos del juzgado, sufrirá un vahído a causa de la sorpresa.

 Helsinki, 11 de octubre de 2013

 

Leer el siguiente capítulo: Rancho Spahn

Toda la colección: Helter Skelter: La noche de los cuchillos de caza

Ahora te toca a ti. ¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión, impresión o comentario: