Iquitos, 8/12/8 0

Esta mañana, cuando he ido a consultar el aparato de télex de la oficina, Gloria ha intentado establecer contacto con el Narinho, el barco chatarra que trajimos hasta aquí desde Colombia y que conseguimos reflotar con ayuda de seiscientos barriles vacíos de petróleo, pero la radio en el Narinho no estaba encendida. En el campamento había una mujer joven; su marido, un electricista, no estaba localizable. Su hijo había estado vomitando durante dos horas, había tenido unos espasmos y de pronto había muerto. No sabía qué decirle a la mujer. Ha girado la cara hacia la pared y se ha puesto a llorar, hasta ese momento se había contenido. Le he cogido la mano y no se la he soltado, y cuando su llanto silencioso se ha calmado un poco la he montado conmigo en la moto y he ido con ella hasta el embarcadero. El bote no partía porque el patrón quería esperar a las cocineras, así que lo fleté para llevar a la mujer al atracadero del Narinho. La mujer todavía era muy joven y se trataba de su primer hijo, un varón, justo de seis meses.

Día silencioso, húmedo. La inactividad se suma a la inactividad; las nubes, preñadas por el cielo, observan fijamente hacia abajo, la fiebre gobierna, los bichos crecen hasta convertirse en gigantes. La selva es obscena. Todo es pecaminoso, por eso el pecado en cuanto tal no llama la atención. Las voces de la jungla están calladas, nada se mueve, una ira indolente e inmóvil descansa sobre todas las cosas. La colada en el tendedero no quiere secarse. Como si tuvieran un acuerdo secreto, de pronto se juntan unas moscas sobre la mesa, la barriga repleta y tornasolada. Nuestro monito se lamentaba en su jaula, y cuando me he acercado a mirarlo se ha lamentado a través de mí en dirección a algo inalcanzable en la lejanía, allá fuera, donde su pequeño corazón espera encontrar un eco. Lo he dejado en libertad, pero ha vuelto a su jaula y ahora sigue ahí, lamentándose.

Conquista de lo inútil 1979-1981║ Werner Herzog ║Publicado en 2004

Join the discussion 2 Comentarios

¿Qué te ha parecido este artículo? Escribe tu opinión o comentario: